Conoce el águila arpía gigante.

0
Share

Probablemente haya miles de especies animales que desconocemos, sobre todo en zonas del planeta que son prácticamente inaccesibles para el ser humano, como el fondo marino. Pero sí conocemos especies realmente extrañas que no dejan de fascinarnos y éste es uno de esos casos. Hoy vamos a hablar del águila arpía o harpyeagle, que más que un ave parece un ser humano disfrazado de pájaro.

¿Por qué se llama así?

El águila arpía recibe su nombre por la similitud con las arpías de la mitología griega, que eran mujeres con cuerpos de aves rapaces. De hecho, hay quienes piensan que no se trata de un animal real.

¿De qué se alimenta?

Es el ave de presa o de rapiña más grande y voraz del mundo. No sólo caza animales pequeños, como otras águilas, sino que es capaz de llevarse monos, guacamayos, puercoespines, zarigüeyas, iguanas, serpientes y hasta osos perezosos.

 

¿Qué tamaño tiene?

Puede medir entre 0’90 y 1 metro de altura y cuando extiende sus alas alcanza una envergadura de hasta 2’24 metros. En cuanto al peso, el águila arpía hembra puede alcanzar los 9 kilos, mientras que los machos pesan alrededor de los 5’4 kilos. Dado su enorme tamaño en la edad adulta, rara vez es cazada por otros animales, por lo que se encuentra en lo más alto de la cadena alimenticia, junto a los jaguares y las anacondas.

Además cuentan con un pico largo y afilado y con una inmensas y poderosas garras de 13 centímetros al final de una patas que pueden tener el grosor de un brazo humano. Todas estas características le confieren un aspecto bastante intimidante.

 

Pero este increíble ejemplar se está extinguiendo, como muchos otros animales en todo el mundo

Como ya  hemos mencionado, se puede encontrar en la selva brasileña, aunque también en algunas partes de Centroamérica y el norte de Argentina. Por desgracia, este extraño ejemplar está cerca de ser considerado en peligro de extinción (actualmente su población es inferior a 50.000 ejemplares).

La principal causa de su desaparición es la destrucción de su hábitat con la tala de árboles, el envenenamiento de las aguas y los incendios que no interesa apagar por cuestiones económicas. Si no se conserva su hábitat, es difícil que aumente su población, ya que solamente se reproducen cada dos años. También hay que mencionar a los cazadores, que les disparan por pura diversión. 

El águila arpía necesita grandes árboles y territorios amplios para poder reproducirse, ya que construye sus nidos en las copas de los árboles más altos de la selva. Reutilizan los nidos una y otra vez, añadiendo poco a poco más ramas, plantas e incluso pelo animal. De hecho, sus nidos son tan grandes que un humano adulto podría dormir perfectamente en ellos.

 

 

 

Fuente: La voz del muro