Un cohete viejo de SpaceX se estrellará contra la Luna

0
Share

SpaceX es hoy una de las empresas más exitosas en todo lo vinculado a la actividad espacial. Sin embargo, muchas de sus misiones han concluido sin regresar a la Tierra. Este es el caso de un cohete, que ha estado vagando por el espacio desde el año 2015 y ahora se dirige directo a la Luna.

Si el impacto y la trayectoria son correctos, este cohete de SpaceX sería la primera nave en hacer un impacto involuntario en la superficie de la Luna. Se trata de los restos de la misión Dscovr, lanzada en 2015.

El cohete de SpaceX quedó vagando en el cosmos

Esta misión midió el plasma del viento solar y el campo magnético, para permitir realizar predicciones del clima espacial. Si bien fue exitosa, lo cierto es que siete años después de su lanzamiento, los restos de este cohete de Elon Musk quedaron vagando en el espacio.

El propulsor de la nave, tras cumplir su tarea, no tenía suficiente combustible para volver a la atmósfera terrestre ni para escapar del sistema de gravedad entre la Tierra y su satélite natural.

Por esta razón, se convirtió en un objeto más, de los miles que hoy forman toneladas de basura espacial. Estos restos son ‘abandonados’ por las diferentes misiones de la carrera espacial.

El cohete de SpaceX ahora se dirige a la Luna

Según Bill Gray, desarrollador del software de Project Pluto (utilizado para rastrear objetos cercanos al planeta), los restos del cohete de SpaceX, apuntan directo hacia nuestro satélite natural.

Según el científico, los cálculos indican que haría impacto el 4 de marzo, fecha en la cual el resto del cohete, de 16 metros de largo, se estrellaría en la Luna.

Los restos pesan unas cuatro toneladas y tienen una forma cilíndrica. El área del impacto sería en el lado oscuro de la Luna, cerca del ecuador del satélite, a una velocidad de 2,58 kilómetros por segundo (9.200 kilómetros por hora).

Si bien Gray ha revisado los cálculos minuciosamente, quiere tener la opinión de sus colegas, ya que la órbita del cohete es sumamente inestable. Le ha pedido a otros científicos que realicen observaciones adicionales del escenario, puesto que todavía quedan algunas incertidumbres.

La luz solar puede influir en la trayectoria del cohete, y de aquí a marzo, modificarla. En caso de que la trayectoria sea correcta, y el impacto sea en la Luna, los diferentes rovers y satélites que se encuentran en la Luna estarán preparados.

Es que este tipo de evento dejaría un cráter susceptible de ser analizado. Existe un gran interés en estudiar el material del subsuelo y la presencia de hielo en los polos. Aunque aún falta definir de forma irrefutable que el cohete de SpaceX chocará contra la Luna.